Hace tres años se apagó la vida de Mónica Spear

Han pasado tres años y el gremio artístico aún sigue lamentando la muerte de la exmiss y actriz venezolana Mónica Spear. La joven y su para entonces exesposo, Thomas Berry, perdieron la vida a manos de unos delincuentes que intentaron robarlos mientras estaban de vacaciones en suelo venezolano. Un día como hoy, en 2014, los medios nacionales e internacionales amanecerían con la noticia de la tragedia.

Su vida artística

Fue coronada Miss Venezuela 2014 y conquistó el puesto de cuarta finalista en el certamen Miss Universo 2005.

Protagonizó diversas telenovelas venezolanas como Mi Prima Ciela (2007), Calle luna, calle son (2009), ambas trasmitidas por RCTV. En 2010 regresó a Venevisión para ser la protagonista junto a Ricardo Álamo en La mujer perfecta, de Leonardo Padrón. Allí interpretó a Micaela Gómez, personaje que le permitió desempeñarse como miembro de ASODECO y la Fundación Asperger Venezuela (FUNDASPERVEN).

En el 2011 firmó un contrato de exclusividad con la cadena estadounidense Telemundo para realizar cuatro telenovelas, entre las que grabó Flor Salvaje (2011), grabada en Colombia, y Pasión prohibida (2013), grabada en Miami. Esta se sería la última novela realizada por la venezolana.

Últimos días y muerte

A finales de 2013, Spear vino de vacaciones a Venezuela junto a su exesposo Thomas Henry Berry y la hija de ambos, en un viaje de reconciliación, pues en 2013 ella y Berry se habían divorciado. La pareja estaba intentando retomar su relación.

A las 10:30 de la noche del 6 de enero de 2014 y mientras se trasladaban por la Autopista Valencia-Puerto Cabello en el sector El Cambur del Estado Carabobo en la Región Central, su vehículo sufrió un incidente a la altura del kilómetro 194. Mientras el automóvil era remolcado por una grúa, llegaron unos delincuentes al lugar y los sometieron dentro del carro, donde fueron ultimados tanto Spear como Berry. Su hija resultó herida en una pierna.

Los cuerpos de Mónica y Thomas descansan en Caracas, debido a que las leyes venezolanas exigen que toda persona muerta pos asesinato debe ser enterrada en territorio nacional. La hija de la pareja, Maya, está bajo el cuidado de sus abuelos maternos, quienes la llevaron a Estados Unidos tras recibir la patria potestad.


 

LaGranCiudad.net se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Comentarios