Trabajo y tatuajes ¿Son compatibles?

 

Los tatuajes tienen diferentes connotaciones de acuerdo a la época y cultura en la que se analicen. En algunas como la egipcia era símbolo de magia y protección, en otras como la polinécina tienen simplemente un sentido estético, el que ha perdurado con el tiempo ya que cada vez son más los jóvenes y adultos que optan por dejar una huella en su cuerpo.
Sin embargo, a veces, un simple tatuaje puede ser un obstáculo para postular a un trabajo.
Evelyn Cazenave es periodista y tiene tres tatuajes, dos en la espalda y uno en el brazo derecho. Cuenta que hace algún tiempo estaba postulando a un cargo “donde calificaba perfecto…y, aunque quedé seleccionada para el puesto, me “recomendaron tener tapado los tatuajes”, ya que el estilo y formalidad de la empresa no permitía este tipo de prácticas en sus trabajadores”.
Pero también cuenta que ha sido la única vez que ha pasado por algo así. “Fue sólo una vez y la excepción a la regla, ya que en el ambiente en el que actualmente me desenvuelvo, tener tatuajes es muy común”, agrega.
Caso contrario es el de Alfredo Peñaloza, director del departamento de análisis y estudios digitales Blacksheep Social Media Center, quien en verano incluso puede ir a trabajar con manga corta y no hay problemas. “Ahora, al momento de postular a trabajos en el pasado siempre traté de no ocultarlos: obviamente son parte de mi y si no me aceptan con ellos entonces el lugar no es para mi”, sostiene Alfredo.
Para Cristian Carvajal, gerente comercial de la empresa de recursos humanos GrupoExpro, en gran parte de los trabajos y más aún en los que no significa atención de público, “tener un tatuaje no debería ser un impedimento para ser contratado. Una persona puede tener un tatuaje pero paralelamente contar con las competencias laborales, proactividad y responsabilidad que demanda un trabajo, por lo que el tatuaje no debería ser obstáculo para su contratación”.
Pero agrega que “algunas empresas hacen reparos en aspectos como tatuajes cuando buscan llenar empleos de atención al público, como por ejemplo garzones, manipuladores de alimentos, vendedores, cajeros, manejo y atención de niños. En estos casos, cuando las empresas buscan dar una imagen exterior más estandarizada de atención de público, el tema del tatuaje se puede obviar si se cubre con ropa de manga larga, evitándose que sea un obstáculo para la contratación”.

_________________

Publimetro

LaGranCiudad.net se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Comentarios